Home » Artículos, Casos de Estudio

La Ley Sinde, la ministra, Alex de la Iglesia y otros comparsas

AUTOR: Jorge Barón 30 diciembre 2010 386 lecturas 4 Comentarios

El Espíritu de la Ley SindeResulta tan increíble el despropósito que estamos viviendo con la Ley Sinde y la confabulaciòn de gobierno y artistas, que no he podido evitar incluir un post.

Estamos ante una revolución social, una revolución donde por primera vez la información es gestionada por los ciudadanos de una forma libre e inteligente. Aquí no vale la manipulación mediática, algo que lleva locos a todos los “lobbys”. Por primera vez no controlan el mensaje ni el medio y, claro, estos lobbys no pueden permitirlo.

Esta revolución hace necesarios muchos cambios en nuestro modelo social, en nuestra economía, en nuestros negocios, en la forma de gestionar la cultura y el conocimiento, pero ese cambio no puede ser a costa de las libertades civiles, ni a base de saltarse a nuestro poder judicial que es la base de la democracia actual. Este cambio tampoco puede gestionarse trasladando toda la responsabilidad a los ciudadanos.

Las industrias deberán adaptarse y si no hay negocio cerrar. El gobierno debe ser el garante de nuestras libertades y de la cultura, no ser un compinche de la industria y proponer aberraciones como la Ley Sinde. Aquí van unas ideas sobre las que me gustaría que Alex de la Iglesia, Alejandro Sanz y la Ministra, que se autosubvenciona, tomen nota:

1.- El precio de la propiedad intelectual.

No tiene sentido que un actor o director por una película se embolse cientos de miles de euros, a veces millones, o que una canción alimente a cuatro generaciones por propiedad intelectual. Especialmente cuando un investigador que avanza en el desarrollo de una vacuna contra el cáncer o un combustible que no dañe nuestro entorno, tras una vida de trabajo tenga el sueldo de un investigador universitario o con suerte el de un catedrático. La industria debrá plantearse seriamente esos costes si quiere sobrevivir.

2.- La subvención de la cultura

Nuestros artistas, especialmente los cineastas y guionistas (¿verdad ministra?), viven también a costa de subvenciones para hacer películas que solo ven ellos. Creo que es necesario ayudar a la cultura, pero cuando haya fondos públicos esas producciones deberían estar obligatoriamente sujetas a licencias creative commons o similares o en su defecto que se deniegue la subvención. Además, cuanto más desconocido sea el artista más posibilidades debería tener para acceder a ellas, los de renombre ya tienen medios suficientes y las obras muchas veces tienen beneficios.

4.- Industria y cultura no es lo mismo.

La industria es negocio y poder, no debe vivir de subvenciones y no puede estar por encima de cualquier derecho civil. La cultura debe estar garantizada y el acceso a ella también, aunque no tengas medios materiales.

5.- La industria debe buscar nuevos modelos de negocio.

En esta coyuntura la industria necesitará nuevas formas de hacer negocio. A mi se me ocurre por ejemplo que los cantantes pueden cobrar por conciertos, las películas por merchandising, los escritores por sus ponencias, innovar con servicios de valor añadido… Pueden reducir costes, con las nuevas tecnologías e incluso deberán renunciar a una parte de su amplio margen de beneficios. No tengo la solución, ni la voy a buscar, pero es su obligación encontrarla y no de los Internautas. Y si no la encuentran y se ven obligados a cerrar, que lo hagan. Seguro que siempre habrá alguien que encuentre un modelo que le permita producir contenidos.

Los Social Media, Internet, las redes sociales son una bendición para las libertades civiles. No pueden chantajearnos, ni pasarnos por encima.

La SGAE no tiene sentido y se ha demostrado que están robando (lo dice Europa), una ministra que otorga un millón de euros a una película en la que trabaja, una película que ha ganado dinero. Una Ley que quiere saltarse las decisiones judiciales y dar más dinero a los que más tienen. ¿No te parece una barbaridad?

¿Te gustó el artículo? Compártelo con tus amigos.
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas
Loading ... Loading ...


También te puede interesar:

Discurso de Alex de la Iglesia: Una lección de coherencia.
Ayer en los premios Goya , Alex de la Iglesia nos dio una lección de coherencia, de diálogo y sobre...
Los Medios Sociales y la acción social: El caso de la T2 de Barcelona
La revolución de los medios sociales y su éxito se debe principalmente al “poder” que han otorgado...
Conectados de Nicolas A. Christiakis y James H. Fowler
Título: Conectados Autor: Nicholas A. Christakis y James H. Fowler Editorial: Taurus Publicación:...
Las 95 tesis del Manifiesto Cluetrain
En el año 1999 se hacía público El Manifiesto Cluetrain, cuyas tesis diez años después tienen...


4 Comentarios »

  • Bitacoras.com comentó:

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Resulta tan increíble el despropósito que estamos viviendo con la Ley Sinde y la confabulaciòn de gobierno y artistas, que no he podido evitar incluir un post. Estamos ante una revolución social, una revolución donde por……

  • Tweets that mention La Ley Sinde, la ministra, Alex de la Iglesia y otros comparsas -- Topsy.com comentó:

    [...] This post was mentioned on Twitter by Blog Social Media. Blog Social Media said: La Ley Sinde, la ministra, Alex de la Iglesia y otros comparsas http://bit.ly/hZ1HW9 [...]

  • hector comentó:

    No acabo de entender algunos de sus argumentos, la verdad.
    1.º “Nuestros artistas, especialmente los cineastas y guionistas (¿verdad ministra?), viven también a costa de subvenciones para hacer películas que solo ven ellos”.
    Pues no entiendo esa alusión a la actividad como guionista de la Ministra Sinde. Su película “Mentiras y gordas”, por mucho que fue criticada, fue la segunda película española más vista en 2009, con una taquilla de más de 4 millones de euros. En su primer fin de semana, obtuvo 1’79 millones de euros, por encima, de, por ejemplo, “Gran Torino”, de Eastwood. Si usted considera eso un fracaso, ojalá todas las empresas españolas fracasasen de la misma manera.
    2.º En nuestra democracia actual jamás se ha afirmado que el acceso a la cultura deba ser gratuito. Si fuera así, tendríamos derecho a colarnos en conciertos, o sería impensable que se tuviese que pagar por entrar en determinados museos. Y sí, hay que pagar para acceder a muchísimas obras de arte de España y de todo el mundo. Esta afirmación de la gratuidad del acceso a la cultura es pura demagogia. Lo que garantiza nuestra Constitución, y la mayoría de las leyes fundamentales de los Estados de Derecho actuales, es el acceso a la educación, que son dos cosas muy distintas.
    3.º El hecho de conectar una subvención a una licencia creative commons es realmente delirante. Si siguiéramos ese criterio, todos los hechos subvencionados, y de toda naturaleza, deberían ser de dominio público. Es decir, si yo recibo una subvención para arreglar el tejado de mi casa (que las hay) ¿debo permitir que todo aquel que lo desee suba a tomar el sol en mi azotea?
    4.º La insinuación de que los escritores, en vez de sus libros, vivan de sus ponencias es una provocación para el oficio de escritor y para todos los trabajadores del sector editorial. Si fuera así, creáme, no se editarían ni 50 libros anuales.
    En fin, que hay que dejarse de apasionamientos y tratar el tema con cabeza. Porque la propiedad intelectual es un derecho. Aunque no sea uno de esos derechos civiles que parece que solo amparan las nuevas formas de comunicación

  • Jorge Barón (author) comentó:

    Hola Hector,

    Muchas gracias por tu comentario siempre es bueno debatir. No obstante debo puntualizar lo que comentas porque a tenor de lo que dices no he logrado que comprendas mis argumentos.

    Antes de responder a las cuestiones que señalas, quiero dejar claro que mi principal argumento es que la Ley Sinde no puede saltarse a la torera el Articulo 117 de nuestra Constitución. En su apartado 3 dice claramente que el ejercicio de la potestad jurisdiccional compete a los juzgados. Esto es algo fundamental en democracia.

    En relación a lo que expones te explico:
    1.- Mi alusión a la Ministra es porque en el BOE del 28 de diciembre de 2010, se concede a una película en la que trabaja y que ha sido en 2009, como bien apuntas, comercialmente rentable, una subvención de aproximadamente 1.000.000€. ¿Es ético que se concedan subvenciones a negocios rentables para ampliar su margen de beneficio, especialmente cuando está implicada la persona responsable de concederla?. Si ves el BOE verás que sólo otra película se han acercado a ese importe: Abrazos Rotos.
    2.- No hago demagogia y creo que en ningún caso hablo de gratuidad. Además, lo que garantiza la constitución en su Artículo 44 epígrafe 1 es “Los poderes públicos promoverán y tutelarán el acceso a la cultura, a la que todos tienen derecho.”; del derecho a la educación se encarga el Artículo 27. Estamos hablando de que derechos debe vulnerar la Ley Sinde y sólo porque no sabemos que “precio” debe tener ese derecho a la cultura. Ese precio no lo puede imponer el sector.
    3.- Deberías leer una licencia de Creative Commons y verás que el supuesto que expones no es aplicable. Esta es una licencia que garantiza la propiedad intelectual del autor, pero que permite al autor de acuerdo a unos fines que su obra pueda formar parte del conocimiento universal. Un supuesto sería que una película que tenga una subvención podría emitirse libremente, siempre y cuando no haya intereses comerciales (un colegio por ejemplo o en las fiestas de un pueblo o con carácter privado), pero si así se especifica no podría emitirse por un cine que cobra por ello sin pagar lo que corresponda. En ningún caso te da derecho a acceder a un cine porque te de la gana. Creo que es lo justo si con subvenciones estamos pagando entre todos parte de la película.
    4.- Lo que pretendo decir es que en la parte industrial de la cultura hay que cambiar el modelo de negocio. No sé cuál es la fórmula pero está será la que le parezca justa al escritor y sea viable. Lo que sé, es que no es mi obligación es la del escritor conocer que le interesa obtener a cambio de su trabajo y si no que no lo haga. Conozco casos reales de muchos escritores que no ganan ni para gastos con las ventas del libro que han hecho, pero que les compensa por los ingresos complementarios formación en universidades y empresas, ponencias, congresos, cosultoría…

    Insisto, debe abrirse el debate sobre el precio debe tener la propiedad industrial, ese precio no se puede imponer con legislación monopolista (o nos subirán el precio de la electricidad). Un producto debe cubrir una necesidad a un coste que el consumidor esté dispuesto a asumir, sino no hay negocio. No debemos mantener industrias porque sí.

    Apple lo ha hecho muy bien y ha encontrado un nicho millonario. Esos gerentes de empresas que piensen. Aunque una cosa si que es segura, es probable que hasta el momento se ha sobredimensionado el precio de la propiedad intelectual.

    Insisto muchas gracias por el comentario.

Escribir un comentario.